Bienvenido!!!

Esta es la página web del pueblo Jorge Claraz. Aquí, podrá conocer la historia del pueblo y sus habitantes, encontrará fotos y noticias.

Agradecemos a todas aquellas personas que colaboran contando su parte de la historia del pueblo y aportando material.

Los Origenes

La localidad de Claraz pertenece al partido de Necochea, pero en un pasado lejano integraba, junto a otros, una gran extensión de campos llamados "La Gran Lobearía". En el Gobierno de Bernardino Rivadavia se adjudicaron las tierras a los pobladores establecido en ellas. En tanto, lo que hoy es nuestro pueblo estaba ubicado entre los campos Suerte de Estancia, Nº 29. Cuando fallecieron sus dueños, las tierras correspondieron a sus herederos. Así, recibieron las correspondientes fracciones la señora Delia Alvear de Ocampo y su esposo, el señor Narciso M. Ocampo. En tanto, en el año 1908 se creó la línea ferroviaria Gardey-Cooper, hoy Deferrari, llamando a la estación de esta localidad: Claraz, en homenaje a Jorge Claraz, geólogo suizo afincado en Bahía Blanca, que realizó importantes estudios minerales y vegetales en las sierras del sistema de Tandil y de Ventana.

En tales circunstancias, el señor Narciso Ocampo, en nombre de su esposa, pidió al Superior Gobierno de la Nación autorización para el trazado del pueblo, en una carta del 5 de mayo de 1909. El 26 de julio del mismo año, el Poder Ejecutivo resolvió aprobar la fundación, debiendo el propietario escriturar a favor del Fisco los terrenos para uso público.

Una prestigiosa firma de Buenos Aires, Adolfo Bullrich y Cia. fue la encargada de efectuar el remate en la ciudad de Tandil, el 8 de diciembre de 1909. El trazado del pueblo estuvo a cargo del agrimensor Emilio Codet, correspondiendo la subdivisión de 103 manzanas, 500 solares, 42 quintas y 32 chacras.

Es digno de elogio la prolijidad y reserva del archivo de la firma Bullrich y Cia., pues gracias a ello se cuenta con un afiche original del remate y fotocopias que incluyen la venta de los primeros boletos de compra de lotes.

La familia Ocampo ya tenía su vivienda que ocupaba una manzana. Era un hermoso chalet en el centro, una casa para el encargado, un gran parque con molino para el agua y una frondosa arboleda de pinos y palmeras que rodeaban la misma.

El espíritu altruista que animó a los fundadores de Claraz, los llevó a donar el edificio para la Escuela Primaria, y la Capilla que se inauguró el 12 de diciembre de 1912, para la cual hicieron traer materiales y vitrales de Francia y mármol de Carrara de Italia. Frente a la escuela y la capilla hicieron levantar la plaza, en cuyo centro se destaca una importante pérgola donde las bandas musicales que venían de Tandil y Lobería animaban las fiestas de aquellos años.

Mientras eso ocurría, los primeros pobladores demostraron agradecimiento y deseos de superación. Cimentaron sus progresos en el trabajo fecundo de la tierra, en la cría de animales vacunos, ovinos y porcinos, para las cuales la región brindaba suelos pródigos, sumados a la bondad de las aguas. A la vez, se abrían negocios de almacén, tiendas de ramos generales, herrerías, carpinterías, hoteles...

Corría 1916 cuando, por iniciativa del señor Narciso Ocampo se creó la Asociación de Fomento. Esta entidad digna y honrosa fue el pilar en el mejoramiento de calles, caminos de acceso y otros altos fines que inspiraron a sus fundadores entre otros: Narciso Ocampo, Mateo Fiore, Isabel Coria, Pedro Ainiseder, Juan Tami, Gil Moreno, Manuel Burón, Gonzalo Castañeda, José Hernández, Melchor González y otros.

Con el correr de los años, la familia Ocampo se radicó definitivamente en la ciudad de Buenos Aires y en 1944 sus sucesores mandaron a demoler la vivienda. La manzana Nº 68 fue loteada y vendida. Hoy, prestigiosos vecinos de la localidad han construido allí sus casas. Sólo se eleva hacia el cielo una gigantesca y añorosa palmera como mudo testigo de esta parte de la "Historia del Pueblo".